Argus-a Vol. IX Edición N° 36 / Junio 2020 / ISSN 1853-9904 / Index: MLA y Latindex / Bs. As.- Argentina
Adoctrinamiento y seducción. Dos formas de dominación: la moderna y la pos¬moderna
William Daros / Universidad Adventista del Plata / Argentina
Vol. IX Edición Nº 36

Foto: cortesía de Rohan Pandavadra en Unsplash.

En este ensayo se describen dos formas de dominación: el adoctrinamiento y la seducción, haciéndose ver que ésta última es la actualmente vigente y más capciosa pues quien es seducido no advierte la forma en que es dominado. En este caso, lo que nos mueve es la necesidad o carencia, y cubre un vacío; pero es lo que nos seduce lo que impone las condiciones. El seducido está en la condición de necesidad, primero y, después, de placenteramente esclavizado, por lo que no advertirá la dominación que se ejerce sobre él. Mas tanto en el proceso de adoctrinamiento con en el de seducción se termina perdiendo libertad humana. La sociedad de consumo utiliza la lógica de la seducción, haciendo que el sedu­cido se sienta importante, como si él se eligiese y condujese con plena libertad (se-du­cere: conducirse a sí mismo) ofreciéndole cada vez más opcio­nes y combinaciones a su medida. La adicción a la propia imagen (selfish) y al celular o teléfono móvil es un claro ejemplo, que los adictos difícilmente querrán admitir: se sienten libres y mimados por su utilidad, hasta el punto que los usuarios entran en pánico si no lo tienen constantemente en sus manos, redu­ciendo obsesivamente la mayor parte de sus horas a oír música y ver mensajes o fotos en sus celulares. Se implementan entonces estrategias narcisistas de supervivencia sobre el dominio de la propia imagen, con no muy prolongadas revueltas. Un nuevo lumpenproletariado de la era postindustrial, constituido por esos jóvenes hiperformados e hiperinformados.

 

Indoctrination and seduction

Two forms of domination: modern and postmodern

Abstract:

In this essay two forms of domination are described: indoctrination and seduction, making it appear that it is currently in force and trickier, since whoever is seduced does not notice the way in which s/he is dominated. In this case, what moves us is the need or lack, and covers a vacuum; but it is what seduces us what imposes the conditions. The seduced person is in the condition of need, first and, later, of pleasantly enslaved, so s/he will not notice the domination exercised over her/him. But the process of indoctrination or of seduction ends up losing human freedom. The consumer society uses the logic of seduction, making the seduced person feel important, as if s/he were chosen and conducted with full freedom (se-ducere: lead himself) offering her/him more and more options and custom combinations. Addiction to the image itself (selfish) and cell phone or mobile phone are a clear example, that addicts will hardly want to admit: they feel free and their hands, obsessively reducing most of their hours to listening to music and seeing messages or photos on their cell phones. Narcissistic survival strategies are then implemented: retiring in the present, recycling youth, with not very long revolts. A new lumpenproletariat of the post-industrial era, constituted by these hyperformed and hyperinformed youth.

  • Compartir: